La historia de Rhaegar Targaryen

Rhaegar Targaryen, príncipe de Rocadragón; primer hijo del Rey Loco, y hermano mayor de Viserys y Daenerys; es el heredero de los Siete Reinos que, según Sir Barristan Selmi, habría sido mejor rey que su abuelo, Jaehaerys II, su padre o Robert Baratheon. Rhaegar era hijo del rey Aerys II y su hermana Rhaella quienes se habían casado entre sí porque a su padre, Jaehaerys II,  una bruja de los bosques  buscada por Jenny de Piedrasviejas le había dicho que el príncipe prometido nacería de su descendencia.

Rhaegar nació en el año 259 después de la conquista; concretamente el mismo día de la desgracia de Refugio Estival donde su bisabuelo, el rey Aegon V  y sus vasallos más allegados murieron y el castillo entero quedó en ruinas.

Infancia de Rhaegar Targaryen

Como príncipe y heredero del reino, Rhaegar creció en la corte de Desembarco del Rey excepto en el año 267 cuando el padre de Tywin Lannister murió y toda la corte real se movilizó hacia las tierras del oeste y Rhaegar, que tenía ocho años, fue con ellos y vivió allí durante casi un año.

Cuando era niño, a Rhaegar no le interesaban los juegos de los demás muchachos sino que era muy aficionado a los libros. Comenzó a leer tan temprano que la gente decía que su madre debió devorar algunos libros y una vela cuando tenía a su hijo en sus entrañas.

Los Maestres estaban sobrecogidos por su talento, pero los caballeros de su padre bromeaban con amargura diciendo que Baelor Targaryen, el Santo, había renacido en él.  Hasta que un día, el príncipe Rhaegar encontró en sus pergaminos algo que lo hizo cambiar; nadie sabe qué pudo ser, sólo que el niño apareció repentinamente una mañana en el patio cuando los caballeros se vestían con sus armaduras de acero. Se dirigió al maestro de armas y le dijo: “necesitaré una espada y armadura”. Al parecer, quería ser un guerrero.

Rhaegar Targaryen: del hombre culto al hombre de armas

No se explica qué fue lo que encontró entre sus libros pero es probable que encontrara la profecía y al igual que su tío bisabuelo, el Maestre Aemon, Rhaegar llegó a pensar que él era el príncipe prometido.

La profecía decía que el príncipe nacería de la sal y el humo, bajo una estrella sangrante.  Aemon  y Rhaegar creían que el humo era el fuego que había consumido Refugio Estival el día de su nacimiento y la sal era por las lágrimas derramadas por los muertos. En mi opinión,  eso fue lo que Rhaegar descubrió y dejó sus libros y empezó a entrenarse en el arte de la espada porque el príncipe de la profecía debía ser un guerrero.

El tiempo pasó y Rhaegar demostró ser lo opuesto a su padre, el Rey Loco. Él era un hombre hábil, decidido, deliberado, obediente y sincero; era alto con el pelo plateado, los ojos de color índigo oscuro y la voz con un tono férreo.

Riga se convirtió en un gran caballero de destreza incuestionable, pero rara vez tomaba parte en las justas. Si tenía que luchar lo hacía porque era una tarea que el mundo le imponía y lo cierto es que lo hacía bien, porque  todo lo hacía bien. Sin embargo, no disfrutaba con ello y se solía decir que le gustaba el arpa mucho más que la lanza; de hecho tenía un arpa de cuerdas de plata que tocaba con frecuencia.

No puede decirse que fuera un hombre feliz, sino alguien de naturaleza melancólica; una nube de melancolía le perseguía como una sensación de predestinación funesta. Nació con dolor y todos los días de su vida pendía una sombra sobre él: la sombra de Refugio Estival. Y pese a ello era el lugar que más amaba; iba allí de cuando en cuando con su arpa como única compañía. Le gustaba dormir en las ruinas de la sala principal bajo la luna y las estrellas y, al regresar, siempre traía una canción consigo.

Cuando uno le oía tocar el arpa de cuerdas de plata y cantar sobre ocasos, lágrimas y la muerte de reyes; tenía la sensación de que cantaba sobre sí mismo y sobre sus seres queridos.

Riga también participó en el torneo que se celebró en Bastión de Tormentas derrotando a  Steffon Baratheon, Jason Mallister, Oberyn Martell, Simon Toyne y a Arthur Dayne. En la última justa se enfrentó a Barristan Selmy, que lo derrotó. Sir Barristan era su escudo juramentado y le acompañaba tanto en sus viajes como las veces que escapaba de palacio disfrazado para tocar como un bardo más en las calles de Desembarco del Rey.

Año 276: nacimiento de Viserys.

En el año 276  nació su hermano pequeño llamado Viserys,  cuando Rhaegar tenía 17 años de edad. Ese mismo año Rhaegar fue nombrado caballero y Tywin celebró un torneo en Lannisport en honor al nacimiento de Viserys. Un torneo al que Rhaegar acudió. Rhaegar derrotó a Tygett Lannister, Gerion Lannister, derrotó a otros doce caballeros de las Tierras del Oeste y a Barristan Selmy. Finalmente, Arthur Dayne, la Espada del Amanecer, derrotó al príncipe Targaryen.

Fue en ese torneo cuando Tywin Lannister le propuso al Rey Aerys II que su hijo Jaime fuese el escudero de Rhaegar, y que su hija Cersei fuera su futura esposa.  El rey Aerys se negó a ambas cosas.

Al año siguiente ocurrió la Resistencia del Valle Oscuro en la que Aerys fue secuestrado y Rhaegar tomó parte en el ejército que sellaba la ciudad. Y cuando el cautiverio terminó, la locura de Aerys se incrementó, volviéndose más receloso de todos cuantos le rodeaban, incluido Rhaegar, su propio hijo.

Aerys envió a Steffon Baratheon a Volantis para que buscara una esposa de linaje Valyrio para Rhaegar pero, por suerte o por desgracia, Steffon murió en el intento.

El casamiento de Rhaegar y  Elia Martell.

Con el tiempo, Aerys y Rhaegar se distanciaron cada vez más. En el año 279 Rhaegar se prometió con Elia Martell, la hermana de Dhoran Martell, el señor de Dorme. Elia era una buena mujer; bondadosa e inteligente, de ingenio rápido y de corazón amable. Pero Rhaegar sólo se casó con ella por deber, porque aunque le tenía mucho afecto, en realidad no la amaba.

Algunos pensaban que Elia nunca fue digna de él porque era una mujer frágil y enfermiza que siempre estaba delicada de salud.

Aún así ambos se casaron en el 280 en una espléndida ceremonia celebrada en el gran Septo de Baelor en Desembarco del Rey. Aunque Aerys no asistió a la boda ni tampoco quiso que fuera su hijo Viserys.

Al terminar, Rhaegar y Elia se instalaron en Rocadragón y no en la Fortaleza Roja,  lo que hizo que corrieran toda clase de rumores por los Siete Reinos: unos decían que Rhaegar planeaba derrocar a su padre y apoderarse del Trono de Hierro mientras que otros opinaban que Aerys iba a desheredarle para nombrar sucesor a su hermano Viserys. Ese mismo año nació Rhaenys, su primera hija. Pero ni siquiera su nacimiento reconcilió al padre con el hijo y cuando Rhaegar la llevó a la Fortaleza Roja para presentarla a sus padres, su madre abrazo al bebé con ternura pero Aerys se negó a tocarla y dijo que olía a dorniense. De hecho Elia, que ya de por sí era de salud débil,  se debilitó tanto con el parto que tuvo que permanecer en la cama durante medio año.

Amigos del príncipe Rhaegar

Rhaegar tenía la costumbre de armar caballeros a sus escuderos en persona y obligaba a muchos otros caballeros a hacer lo mismo. Durante su vida tuvo un total de dos escuderos: el primero fue  Myles Mooton y el segundo Richard Lonmouth y cuando se convirtieron en caballeros ambos permanecieron al lado del príncipe como sus compañeros más allegados.

Otro de los grandes amigos de Rhaegar era el joven Jon Connington, aunque su mejor y más íntimo amigo no era ninguno de ellos, sino Arthur Dayne, la Espada del Amanecer. Y aún así, se decía que ningún hombre llegó nunca a conocer a fondo a príncipe Rigar.

Consciente del pésimo gobierno de su padre, parece ser que Rhaegar empezó a ingeniar un plan para buscar alguna solución. En el año 281 se celebró un nuevo torneo en la ciudad de Harrenhal, pero como el anfitrión no podía tener suficiente dinero para financiarlo, en los Siete Reinos extendió la sospecha que detrás del torneo estaba Rhaegar, quien quería congregar a los grandes señores del reino para celebrar un gran consejo extraoficial para debatir posibles soluciones a la locura de su padre.  Tal vez una regencia o una abdicación forzosa.

Dadas todas estas sospechas que se habían extendido Aerys estuvo a punto de suspender el torneo, pero finalmente lo permitió porque sabía que si no tendría la impopularidad de la plebe y no sólo eso, sino que también decidió asistir y así fue que el rey salió de la Fortaleza Roja por primera vez desde la resistencia del Valle Oscuro.