Primer libro de Juego de Tronos vs Temporada 1

En este artículo señalaremos las diferencias más importantes entre la primera temporada de la serie de televisión y el primer libro de la saga. Es una buena manera para analizar la serie y puede ser útil para los que no hayáis leído los libros, pues os servirá para conocer nuevos detalles del origen del universo de Juego de Tronos.

El título de la saga

Empezamos con una diferencia notable: el título de la saga. Como sabéis, la serie se titula Juego de Tronos, pero los libros no se llaman así, sino que el título de la saga literaria es Canción de hielo y fuego. “Juego de Tronos” es únicamente el título del primer libro de los cinco que hay escritos hasta la fecha, pero no de la saga entera; es decir que, a pesar de que la serie lleva siete temporadas y en teoría durará ocho, su título es sólo el primer libro. Esto no tiene mucho sentido, dado que el título oficial debería ser “Canción de hielo y fuego”, como corresponde según la saga, aunque no lo consideramos una mala decisión, puesto que el título de Juego de Tronos encaja mucho mejor con toda la trama (y esto no sucede con el de Canción de hielo y fuego).

La edad de los personajes

La segunda diferencia que sorprende es el tema de la edad de los personajes principales. En el libro todos los personajes son varios años, o incluso décadas, más jóvenes de lo que son sus respectivos actores en la serie de televisión. De hecho, sorprende que no haya ni un solo caso en el que el actor tenga la misma edad que el personaje que interpretaba. Para nosotros, este cambio es positivo, puesto que, cuando uno lee los libros a veces tiene la sensación de que algunos personajes hacen cosas que deberían resultar imposibles para niños de esa edad, de modo que los personajes de la serie resultan mucho más reales que los de los libros.

Catelyn Tully

A continuación quiero destacar todo un cambio que existe en el personaje de Catelyn Tully, la esposa de Eddard Stark. En la primera temporada, Catelyn le pide a Eddard que no vaya a Desembarco del Rey y que no se convierta en la Mano de Robert. De hecho, le pide dos veces que no vaya: la primera es cuando reciben noticias de Lysa y, la segunda, mientras está llorando, se lo pide cuando Bran está en coma. Sin embargo, en el libro es absolutamente al contrario: Eddard no quiere ir al sur de ninguna manera y es Catelyn quien le convence para que así lo haga; es por culpa directa de Catelyn que Eddar termina aceptando el cargo de Mano y decide ir a Desembarco del Rey. Además en la serie Catelyn también va Desembarco del Rey por su cuenta para avisar a Eddard de que han intentado asesinar a Bran, mientras que en el libro esto no ocurría así, sino que Catelyn llega a Desembarco del Rey incluso antes que él y su intención no es avisar a Eddard, sino descubrir ella misma quién es el que ha enviado al asesino para matar a Bran (algo que, además, no consigue, puesto que es manipulada por Meñique). Por tanto, es destacable que, al menos en esta primera temporada, el personaje de Catelyn cae, en general, mucho mejor en la serie que en los libros.

Los lobos huargo

Otra de las grandes diferencias es la omisión casi completa que tienen en la serie los seis lobos huargo. En el libro todos los lobos huargo tiene un protagonismo constante, en especial Fantasma, el lobo de Jon, pero en la serie apenas hacen unas pocas apariciones, tan sólo cuando son extremadamente necesarios. Sin contar la escena en la que son encontrados, durante las diez horas que dura la primera temporada, Fantasma sólo aparece en cuatro escenas, Nymeria aparece en dos y Verano, Viento Gris, Peludo y Dama tan sólo aparecen cada uno en una escena. Así pues, en la primera temporada no hay casi ningún rastro de la lealtad que profesan los lobos huargo a sus amos y la importancia que tiene para ellos.

Renly Baratheon

Otra de las cosas que más sorprenden de la primera temporada es el personaje de Renly. En la serie Renly es homosexual y es amante de Loras, pero en el primer libro no hay absolutamente ninguna escena ni ningún diálogo que lo deje entrever y sólo en los siguientes libros se dan algunas referencias espontáneas que lo dejan caer de forma muy sutil. Además, hay un cambio importante justo después de la muerte de Robert, puesto que en aquel momento Renly le pide a Eddard que le ayude para que pueda convertirse en rey, pero en el libro esto no sucede así, sino que lo que Renly le pide a Eddard es que le preste sus hombres para atacar a los Lannister y alejar a Geoffrey de su madre para que pueda ser su pupilo y se convierta en un buen rey cuando sea mayor de edad. Este cambio es muy importante, puesto que es un cambio bastante drástico con el comportamiento de Renly. De hecho, en la primera temporada se explica de forma explícita que, mientras Renly y Loras tienen un encuentro amoroso, Loras le da la idea de que se convierta en rey, muchísimo antes de que Robert muera, pero en el libro Renly en ningún momento desea fama o gloria para sí ni para gobernar y no es hasta que huye de Desembarco del Rey y va a Bastión de Tormentas después la traición de los Lannister cuando finalmente decide convertirse en el nuevo rey.

La traición de Sansa Stark

Otro cambio sorprendente en la serie es la completa omisión de la traición que comete Sansa contra su padre. En la serie, cuando Eddard es traicionado, atrapan a Sansa sin ningún problema, pero en el libro, cuando Eddard les dice a sus hijas que las enviará de vuelta a Invernalia, Sansa va corriendo a ver a Cersei y le cuenta todos los planes de su padre porque no quiere separarse de Geoffrey. Acto seguido Cersei la encierra en una habitación y captura a Eddard. Más adelante, en el segundo libro, Cersei explica que, de no haber sido por la traición de Sansa, Eddard los habría cogido por sorpresa, habría tomado el control de toda la fortaleza y habría coronado a Stannis, el legítimo rey de los Siete Reinos, con lo cual se puede deducir que, si Sansa no hubiera traicionado a Eddard en el primer libro, probablemente tanto Cersei como sus hijos habrían muerto y los Lannister habrían sido exterminados. Sin embargo, en la serie toda esta trama se omite de forma completa.

La Batalla del Forca Verde

La séptima diferencia, que nos disgusta bastante, tiene que ver con la Batalla del Forca Verde, donde Tywin Lannister se enfrenta a Roose Bolton en combate. En la serie, Tyrion tiene tres mil salvajes y le dan un golpe tonto en la cabeza y se queda inconsciente durante toda la batalla; no sólo no vemos ninguna escena de la batalla, sino que además se nos dice que contra el ejército de Tywin tan sólo han luchado dos mil norteños de Roose; sin embargo, en el libro esto es totalmente distinto puesto que Tyrion no lucha con tres mil salvajes sino sólo con trescientos, no se queda inconsciente sino que lucha valientemente durante toda la batalla y además consigue derrotar en solitario a un caballero enemigo con un ataque en combo que hace con su yelmo. Además, el ejército norteño no era de dos mil soldados, sino que era por lo menos de quince mil y estaba liderado por Roose Bolton lo cual sería de fundamental importancia para los futuros hechos que suceden en los libros. En la serie Bolton no sólo no es el comandante de este ejército, sino que, además, no aparece ni una sola vez a lo largo de toda la primera temporada.

La decapitación de Eddard Stark

Otra diferencia que, consideramos, ha quedado mejor en la serie que en el libro es la decapitación de Eddard. En la serie Yoren salva a Arya porque Eddard se lo pide justo antes de que lo decapiten. Sin embargo, en los libros esto no ocurre, sino que Yoren salva a Arya por su propia voluntad sin que Eddard sepa siquiera que Arya estaba presente. Este es un cambio para mejor, puesto que en la serie Eddard muere, pero al menos muere sabiendo que su hija está a salvo y su muerte no nos deja un sabor tan amargo como en el libro.

La prostituta inventada

A continuación, queríamos mencionar a un personaje de la serie que no sabemos cómo se llama, pero es una prostituta que viene de Invernalia y que acaba sirviendo a Meñique como secretaria. La verdad es que no tiene ni pies ni cabeza este personaje, puesto que si algo tiene Canción de hielo y fuego es la impresionante cantidad de personajes principales y secundarios que posee y entendemos que como hay tantos en la serie deban omitir a algunos, pero, en cambio, no tiene sentido inventarse otros, porque esta mujer es un personaje totalmente inventado que aguanta ni más ni menos que tres temporadas enteras en la serie, mientras que en los libros no aparece ni en una sola página.

Sobre Robert Baratheon

Para finalizar comentamos un detalle sobre el personaje de Robert Baratheon. En los libros, Robert es, sin duda alguna, el guerrero por excelencia. Cuando se habla de su juventud, de cómo aplastó a Rhaegar en la Batalla del Tridente, verdaderamente parece que estemos ante uno de los mejores guerreros que ha habido nunca en Poniente. En la serie, en cambio, puesto que no se nos explica casi nada de la guerra que hubo para derrocar a los Targaryen, tan sólo se nos muestra a Robert en su peor momento, que era en sus años de rey, cuando en su vida abundaba únicamente el alcohol y el puterío, pero nada más. Realmente sabe mal el trato que recibe Robert en la primera temporada, porque no queda ni rastro de lo increíble que llegó a ser cuando era joven.

 

Así termina la comparación entre la primera temporada de Juego de Tronos y el primer libro de la saga. Salvo algunas cosas muy puntuales que cambian mucho, como, por ejemplo, la edad de los protagonistas, la primera temporada sigue de manera muy digna todo lo que ocurre en el libro.