Gendry Baratheon

Gendry era un aprendiz de herrero de Desembarco del Rey que aparecía por primera vez en la primera temporada, cuando Eddard Stark intentaba averiguar por qué Jon Arryn había muerto. Al finalizar la temporada, Gendry forma parte del grupo que Yoren quería llevarse a la Guardia de la Noche y se hizo amigo de Arya, que también estaba en este grupo porque Yoren la había rescatado en el momento de la decapitación de su padre.

Como Cersei quería matar a todos los bastardos de Robert para que no le hicieran competencia a sus hijos, los Capas Doradas de Desembarco del Rey, junto a una tropa de Lannisters atacaron al grupo de Yoren mientras viajaban.

Yoren fue asesinado y Arya y los demás fueron hechos prisioneros y llevados a Harrenhal. Allí Gendry estuvo haciendo de herrero hasta que pudo huir con Arya y Pastel Caliente gracias a la ayuda de Jaqen. Finalmente fueron encontrados por la Hermandad sin Estandartes en la tercera temporada.

Aquí es cuando la serie se separó de los libros, dado que en los libros Gendry se quedó con la Hermandad mientras que en la serie Melissandre lo vino a buscar para quemarlo vivo y que así Stannis fuera el Rey de Poniente.

En los libros, era Edric Tormenta, otro de los bastardos de Robert, quien vivía con Stannis en Roca Dragón y es candidato a ser quemado por la Mujer Roja; y es con su sangre que Melissandre usó a tres sanguijuelas para qué Rob Stark Joffrey Baratheon y Balon Greyjoy murieran, pero Davos Seaworth consiguió salvarlo antes de que Melissandre lo incendiara.

En la serie, Gendry se iba remando hasta Desembarco del Rey, y esto ocurría durante la tercera temporada. Desde entonces Gendry no volvió a aparecer hasta que retornó en el quinto capítulo de la séptima temporada en el que Davos va a la herrería y le pide ayuda, uno de los mejores momentos del capítulo fue cuando Gendry sacó el martillo que marcó su destino. Robert Baratheon era uno de los mejores guerreros de poniente, pero la corona le debilitó y le volvió gordo y borracho; que se pasó sus años en el trono comiendo, bebiendo y putaneando.  Pero, en sus años de juventud, Robert era poderoso, era como un dios encarnado, un gigante con una fuerza descomunal y considerado uno de los mejores guerreros de la historia. Ganaba un duelo tras otro y mataba hombres como si fueran hormigas.

Desde un comienzo Gendry tenía rasgos que lo distinguían como un digno hijo de Robert. Los libros explican que al ser aprendiz de herrero desde bien joven, desarrolló una musculatura excepcional, sobre todo en el brazo derecho por estar día tras día picando con el martillo en la herrería.

Por no hablar  de su maza, puede que Gendry ni siquiera lo sepa pero por lo que sabemos de los libros, su padre era igual que él: nunca luchaba con espadas o armas con filo cortante, sino que luchaba con una enorme maza tan grande que Eddar Stark apenas podía levantar.

No deja de tener un cierto sentido poético que ahora Jon Nieve y Gendry se hagan amigos y hermanos de armas; igual que lo fueron sus antecesores antes que ellos.